Damn Brown

Antes de empezar, para los que lleven los últimos tres años viviendo con la cabeza metida en un hoyo en la tierra: The Da Vinci Code es el título de la cuarta novela de Dan Brown, en la que se conjetura que María Madgalena era la esposa de Jesús y favorita entre sus discípulos.

(Para los que vengan de otro planeta: Jesús fue un predicador judío que vivió hace alrededor de 2000 años en lo que hoy es Palestina. Su vida honrada y sencilla y su mensaje de amor, comunidad y no criticar a otros por cosas que uno mismo hace resultó muy radical para su época –como resultaría aún ahora– y sufrió persecución por parte del gobierno. Al igual que la de la cantante tejana Selena, la carrera de Jesús, notable ya durante su vida, despegó extraordinariamente tras su muerte. Algunos de sus seguidores, considerándolo divino, fundaron una religión que lo veneraba: el cristianismo. El nombre viene de la palabra griega Χριστός (Christos) que significa aproximadamente el untado con aceite, descripción frecuente de Jesús. El cristianismo ha dado lugar a numerosas religiones en las que Jesús se considera al menos parcialmente divino; algunas de éstas perduran hasta nuestros días, entre ellas el catolicismo –que bajo casi cualquier criterio, es una de las religiones más importantes de la actualidad. Tristemente, mucha gente ahora la da más importancia a la función de Jesús como palanca con Dios –el término técnico es intercesor, creo– que a sus enseñanzas.)

Cuando leí El Código Da Vinci llevaba ya tiempo (unos meses, tal vez hasta un año) de ser un Fenómeno Mundial. Mis amigos ya la habían leído y recomendado o des- según su preferencia. Curiosamente, parecía un asunto geográfico: en términos generales, a los del DF les gustó y a los de Morelia no. Como conozco gente a la que le parece que decir de una persona que le gustó El Código Da Vinci es difamarla, aclaro que mis amigos de aquí no alabaron su estilo literario ni su sorprendente profundidad y sutileza; solo dijeron que era divertida y rápida.

Resultó que estuve de acuerdo, más o menos, con todos. Es cierto que los personajes son muy planos y la prosa de Dan Brown no es muy buena –ni siquiera comprada con la de escritores de best sellers como Stephen King o James Patterson. Entiendo porque Salman Rushdie dijo que la novela no era escritura sino mecanografía. Pero un libro de ese estilo no necesita estar muy bien escrito para ser entretenido. (Además hay algunas cosas buenas del estilo, por ejemplo, mmh … la división en capitulitos.) La acción de la novela me pareció rápida y divertida, la conspiración muy simpática, la imprecisión en la documentación irrelevante y el retrato del Opus Dei (aún si resulta inmerecido –y bien podría: no sé nada de ellos) placentero. Desde que la leí supe que tenían que hacer película y que probablemente la película me gustaría.

De hecho, pensé que la película me gustaría más que la novela porque me imaginé que no tendría el defecto más exasperante de la novela: la repetición exagerada de las explicaciones y la sorprendente lentitud de los protagonistas en resolver acertijos más bien bobos. No me molesta que me expliquen las cosas (a menos que sean muy muy obvias). Ni siquiera me molesta que me las expliquen dos veces, incluso cuando entendí a la primera. Pero cuando ya entendí algo hace dos o tres explicaciones empiezo a desear que al explicador le sangre la nariz: así tengo un pretexto para ponerle un torniquete en el cuello.

Y los acertijos: ¿cuántas agonizantes páginas le toma a Langdon que se le ocurra APPLE? ¿En conexión con Newton por el amor de Dios? Cuando llegué a la parte en la que sale texto escrito en el espejo, pensé que simpático: texto escrito en el espejo, como en los cuadernos de Da Vinci. Después sufrí esperando que me alcanzaran Langdon y Neveu…

Me parecía difícil que reprodujeran este aspecto del libro en la película, sobre todo dado que el guión no es de Dan Brown. (El guión es de Akiva Goldsman que ha escrito buenas y malas películas, pero ninguna que yo recuerde que me haya desesperado por el motivo que me deseperó El Código Da Vinci: Cinderella Man, I, Robot, A Beautiful Mind, Lost in Space, Batman & Robin, A Time to Kill, Batman Forever, The Client, …) Ahora tengo algo mejor que una conjetura: según mis amigos que ya vieron la película, efectivamente no tiene ese defecto. Por ejemplo, en la escena en la que sale el texto reflejado dicen sin titubear Necesitamos un espejo o algo así, como diría una persona normal.

He oído a más de una persona quejarse de la elección de Tom Hanks para el papel de Robert Langdon. Lo han dicho, que recuerde ahora, Canek y Gustavo García. No he oído, sin embargo, ningún argumento para motivar esta queja (aparte del de Canek que consiste en señalar repetidamente que Tom Hanks no es Harrison Ford). Me imagino que el problema es que Tom Hanks parece bastante más listo que Langdon. Pero esto no es ningún impedimento: Hanks es actor y puede fingir ser menos listo de lo que es; si hace falta prueba, recordemos que Hanks interpretó a Forrest Gump, que aunque es muy sabio, no es nada listo.

Dado que dije varias veces que fuera de mi queja principal me parecía entretenida El Código Da Vinci, Juanjo me recomendó Ángeles y Demonios, la tercer novela de Brown. También sale Langdon y tiene una trama bastante equivalente, pero según Juanjo no me exasperaría tanto.

Juanjo tenía razón: Ángeles y Demonios casi no me exasperó. Me molestaron algunos danbrownismos como Oxygen is an oxidant o The church chose Islam for the name [refiriéndose a Shaitan] because it was a language they considered dirty (estoy en completo desacuerdo con la Iglesia: yo no consideró al Islam un lenguaje sucio, lo considero una religión –y no más sucia que otras), pero para nada me resultó tan exasperante como El Código. Fuera de eso, es bastante equivalente a su continuación así que si, o bien no les gustó, o bien les costó trabajo seguir El Código Da Vinci no les recomiendo Ángeles y Demonios.

Autor: Omar

re(des)conocido autor de 1.0 blog(s).

4 thoughts on “Damn Brown”

  1. Nomás escribo para decir que coincido contigo en muchos puntos: Siempre pensé que la película podría ser menos exasperante del libro, la ví y disfruté las partes donde la película hace que los personajes se asemejen más a los expertos que se supone que son en lugar de los lerdos monigotes del libro. El capítulo del espejo y su absoluta no-aparición en la cinta todavía me hace sonreir. ¿Qué tan malo debe ser un escritor para que festejes un cambio echo por Hollywood a una novela suya?

    Debo decir también que no tengo una imaginación visual muy elaborada así que siempre disfruto cuando una cinta me presenta escenarios como París, el Louvre y demás.

    Algo más que disfruté fue la actuación de Ian McKellen y sus sarcásticos comentarios alrededor de la película y la oposición de ciertos sectores religiosos.
    Me divertí cuando dijo de que no entendía porque a las iglesias que mencionabas (los cristianos) les molestaba el libro ya que si Jesús hubiera estado casado entonces seguro que no era homosexual y dado que muchos cristianos tiene problemas con la homosexualidad, casi deberían agradecer que se aclarara esa cuestión.

    Creo que más bien estoy diciendo que debería uno disfrutar la película y luego olvidarla…

    No he leído Ángeles y Demonios pero siento que en caso de recomendarse debería ser: Está entretenida pero consígala prestada, ya hay mucha gente comprando libros de Dan Brown.

    P.S. Por pura coincidencia el miércoles me hablaban de “La Conspiración”, del mismo autor. Como los buenos amigos no dejan que los amigos lean libros malos aquí les va el comentario que me hicieron con todo y “spoiler” para que tengan menos ganas de leerlo:
    “Está muy jalada de los pelos, los protagonistas tienen más vidas que cualquier película que hayas visto. El colmo fue cuando después de muchas cosas terminan en un témpano de hielo en el polo norte y la protagonista hace señales golpeando el hielo con una moneda y terminan siendo rescatados por un submarino que andaba por la zona y los había detectado…”

  2. 1.- ¿Qué es “ungir”?
    2.- En una lista, ¿cómo se separan frases cuando al menos una de ellas contiene una coma?

    No entendí. ¿Viste ya la película?

  3. Hola Charo.

    1. Creo que ungir es untar aceite, así que Cristo quiere decir “el ungido”.

    2. No sé y sí me lo pregunté mientras escribía la lista de películas de Akiva Goldsman. Mi solución fue poner las comas de separación en letra no itálica, pero por accidente lo borré y cuando lo volví a escribir me dió flojera estar cambiando de itálicas a no itálicas.

    No, no he visto la película. Pensé que lo había escrito claramente, con promesa de volver a escribir sobre la película cuando la viera, pero veo que también perdí eso en mi accidente.

  4. Ángeles y Demonios me gustó porque mencionan la antimateria y la explicación para los legos en la (je) materia, es que “es el combustible en Star Trek”.

    Eso es fabuloso; deberían dar un premio a algo así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s