Funcionario de Casilla

En el sorteo que hizo el IEDF para escoger los funcionarios de casilla de las votaciones del 2 de julio pasado resulté seleccionado como suplente. Una vez antes me había tocado ser suplente en una casilla (tambíen del IEDF, nunca he sido seleccionado en el sorteo del IFE) y mi suplido en potencia no faltó. Ese día voté muy temprano y regresé a mi casa.

Esta vez el presidente de la casilla desapareció. En su casa hallaron sólo a su mamá; le dijo al IEDF que su hijo había salido del país y que no regresaría antes del 2 de julio. Así fue como en el sorteo conjunto del IEDF y la vida resulté presidente de casilla.

La capacitación fue veloz e indolora. Aunque no tan veloz como hace unos años: cuando fui un suplente innecesario, me dieron un video con una animación que duraba 17 minutos. Estaba curioso, además de instructivo. Creo que mis papás todavía lo tienen: lo llevé a Cd. Juárez para enseñarselos. Este año, en lugar de video, me dieron un folleto que tiene algo que se llama “texto” y que parecen usar ahora para comunicar. No se bien como describirlo, algo así como una animación, pero sin movimiento, si me entienden.

Además del folleto “impreso”, vino una capacitadora del IEDF a visitarme. Respondió mis preguntas no resueltas por el folleto. Que hacer si un votante no tiene pulgares y cosas por el estilo. Además, me entregó el material para la elección. Me sentí como en el kínder: me dió crayones, tijeras, pegamento, lápices, gomas, cartulinas y papel grueso de varios colores. Lo guardé escrupulosamente. Dormí con las boletas debajo de la almohada durante cuatro noches tensas (e incómodas). Estoy orgulloso de reportar que no me lo robaron.

El día de la elección fue menos tedioso de lo que creí. El secretario de mi casilla era un tipo muy simpático que resultó haber estudiado matemáticas en la Facultad de Ciencias de la UNAM cuando Carpizo era rector. Trabaja en el SAT desde hace 18 años. Varios de sus parientes viven en Tlatelolco, como él, y lo visitaron durante la votación. A todos les daba gusto verlo, pero a ninguno tanto como para llevarle comida. Le regalé una de las dos tortas que me llevó Paola y después, un votante generoso, le regaló, como a todos los funcionarios de casilla y representantes de partido, un plátano y un sandwich.

El escrutador (las casillas locales del D.F. solo tienen uno), vive en el mismo edificio que yo, estudia Relaciones Internacionales y quiere ir a Canadá para aprender inglés y francés. Y, para nuestra gran ventaja, ha trabajado tanto en el IFE como en el IEDF en varios puestos, incluyendo capacitador electoral. Creo que en buena parte fue debido a su conocimiento del protocolo que acabamos de contar los votos y llenar la media docena de actas mucho antes de la mesa contigua.

Las representantes de partidos en mi casilla fueron todas ausentes (PAN), inconspicuas (PRI) o simpáticas (PRD). La representante del PRD también vive en el mismo edificio que yo. Las del PRI no parecían muy interesadas en la votación y mejor cumplieron la importante función de sentarse junto a la puerta y decirle a los votantes, tras preguntar sus apellidos, cual casilla les tocaba: básica o contigua. Realmente no se acercaron a la casilla hasta el cierre de la votación.

Las mamparas, mesitas para las urnas y maletines para transportar los dos ítems anteriores que da el IFE son apreciablemente más bonitos y menos enclenques que los que da el IEDF. Fuera de eso y del escrutador extra del IFE, no hay mucha diferencia entre las casillas federales y locales.

El procedimiento de votación está bastante bien pensado, aunque, claro, podría mejorar en algunas cosas. Parte del problema es falta de coordinación del IFE con el IEDF. Por ejemplo, los representantes de partido tienen permiso de votar en la casilla que observan, pero, no pueden votar en la casilla de la otra elección (local o federal) que está instalada en el mismo sitio a menos que sea se la que les corresponde por su domiclio. También, por ejemplo, este año nos hicieron marcar ambos pulgares de los votantes, un pulgar por votación.

Otra cosa que podrían hacer es poner algo en las boletas que distinga si son de la casilla básica o alguna de las contiguas. En general las boletas puestas en urnas incorrectas se cuentan correctamente, pero con las boletas de la misma elección y casillas diferentes no hay manera de reparar el error. Probablemente sería más costoso imprimir boletas diferentes, pero eso resolvería el problema que tuvimos nosotros: a la casilla contigua se les ocurrió poner su mampara lejos de sus urnas y cerca de las nuestras. Algunas personas que votaron en esa casilla pusieron sus votos en nuestras urnas. Al final salieron las cuentas: nosotros teníamos tres votos de más, ellos tres de menos y como dicen en ifespeak, “el incidente se asentó en las actas de incidentes” de ambas casillas, con copia para los representantes de partidos y coaliciones.

Entregar el paquete electoral fue mucho más rápido de lo que me temía. Para empezar, parece que el IEDF tiene una oficina por distrito y no meramente una por delegación como llegué a imaginar. Además parece que nos adelantamos a la hora pico. El caso es que llegué a mi casa a las once de la noche.

A tiempo de ver en la televisión que las elecciones estaban muy cerradas y no se anunciaría un ganador en varios días.

A tiempo de ver a López Obrador anunciar que había ganado, cosa que no me sorprendió nadita.

A tiempo de ver a Calderón desprovechar la oportunidad de regañar a AMLO y preferir declararse tambíen ganador.

Pensé en todos los países que no tienen presidentes electos libremente por el pueblo y me alegré de vivir en un país que tiene dos.

Pareciera que López Obrador y Calderón no entienderon el mensaje de Ugalde e hicieron lo que hace cualquier borracho civilizado en ese caso: dijeron Yo respeto mucho tu opinión, y te quiero mucho, pero la verdad es que…

No me sorprende que lo hayan hecho, pero de todos modos me decepciona, si es que eso tiene sentido.

Y para los que hayan votado por López Obrador, sonrían: todavía no perdemos.

Para eso, habrá que esperar unos cuantos días.

Autor: Omar

re(des)conocido autor de 1.0 blog(s).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s