Güeras oxigenadas y otros dos Blogs que Leo

Ayer fue un día roquero.

A veces pasa, no es culpa de nadie. Empezó poco despúes del desayuno. Paola decidió llevarme al Chopo. Casi no vamos, pero estos días le pareció importante hacerlo. Es una cosa de nostalgia: pronto nos vamos a Toronto –aprovecho para contar que sí nos dieron la visa, en buena parte por la excelente carta de recomendación que me dió Alanis Morissette: hasta dijo que si no fuera por su alergía al ruibarbo, hubiera grabado mi canción– y Paola quiere ir una última vez a sus lugares consentidos en la ciudad.

Me pareció perfecto: el Chopo me gusta y siempre he sentido que no voy suficiente.

La visita, como siempre, fue como siempre. Oímos unas bandas que no conocíamos y que no eran ni malas ni muy buenas, vimos muchos discos y películas, botas y poesía dark. Antes de ir ya sabíamos que iba a tocar Occulta, una banda de stoner rock en la que toca Jenny Bombo de las Ultrasónicas. Las Ultrasónicas son una banda de rock ocasionalmente surfoso o punkáceo que no son malas ni muy buenas; son tan famosas que hasta las pasan en el radio y seguramente conocen Baila monstruo (que aparece en la película Perfume de Violetas, si no mal recuerdo), Que grosero o Quiero ser tu perra. Yo las conocí en el excelente programa de radio de Warpig y El Reverendo (integrantes de Lost Acapulco, la mejor banda de surf en México), que estos días pueden oir en Reactor 105.7, los lunes a las once de la noche. El Warpig es un tipazo, al grado que aunque Paola me ha advertido repetida y convincentemente que por él me dejaría, me cae muy bien y leo su blog. Espero que eso signifique que yo soy un poquito un tipazo también.

Ayer en el Chopo, además de Occulta (que no nos emocionó mucho), oímos a Clorox Girls, una banda que viene de Portland, Oregon, the punk state. Nos parecieron razonablemente buenos por lo que decidimos oirlos de nuevo esa noche en el Foro Alicia, en compañía de algunos amigos. Para la tocada en el Alicia estaban anunciados también Yokozuna, que teníamos ganas de oir desde hace un par de meses, y las Ultrasónicas, que nos gustan moderadamente. Resultó que subestimamos a las Ultrasónicas en recintos pequeños y oscuros, pero eso no lo supimos hasta la una de la mañana.

En total oímos 6 bandas en el Alicia, en orden de aparición: Las Bruscas, Silencios Incómodos, Los Explosivos, Yokozuna, Clorox Girls, Las Ultrasónicas. Costó 50 pesos por persona y como fácilmente hubiera pagado hasta 9 pesos por cada una de las bandas me sentí satisfecho.

El Alicia es un gran lugar para tocadas de ese estilo y es una verdadera lástima que vaya a cerrar este año. Me gusta que esté oscuro y mal ventilado, que no haya lavabo en los baños y que los integrantes de las bandas que ya tocaron o esperan su turno se puedan ver entre el público brincando y gritando como los demás. Por si el ambiente no bastara, con frecuencia las bandas que invitan son mejores de lo que espero y salgo realmente contento. Anoche me gustaron Silencios Incómodos y, sobre todo, Yokozuna (que, debo confesar, estaba casi seguro que me iba a gustar). Definitivamente Yokozuna roquea duro y sabe ganarse al público; se los recomiendo.

Y menos mal que Yokozuna la hizo tan bien porque Clorox Girls, la banda que fuimos a ver más que a las demás, tuvo problemas. Desde que subieron al escenario tuvieron problemas con el equipo de sonido. No conozco bien los términos técnicos, pero creo que el problema es que se oía como jodido, no como en el Chopo, donde se oía como fregón. Lo estuvieron tratando de arreglar todo su set sin buenos resultados.

El público del Alicia no es tremendamente paciente.

Si, después de una buena actuación de Yokozuna, una banda suena como jodido y cantan en inglés y son güeros y altos y hablan español con acentou diciendo cosas como “tenemos discos para 80 pesos”, si pasa todo eso, yo no respondo por el público del Alicia. Es inevitable que les griten pinches güeros, que les griten son puñales, regresense a gringolandia, que les lanzen dedos medios, que no brinquen y no bailen, que pidan a las ultras.

A Paola le dió pena ajena y salió a la escalera a tomar el aire fresco y no ver más a los Clorox.

Yo me quedé y ví su esfuerzo por reponerse. Debo admitir que me parecieron bastante profesionales. El cantante dijo sí, ya sé que soy güero, un pinche güero, ¿no?, somos pendejos, ¿no?, güeros putos, ya sé. Esperen 20 minutos, no es mucho, y ya vienen las ultras. Hizo subir a la cantante de Las Bruscas para un par de canciones. Tocaron La Bamba en punk. Tocaron YMCA.

No funcionó. No les fue tan mal como he visto que le vaya a gente en conciertos, pero ciertamente no les fue muy bien.

Pero tuvieron buena actitud. Después de que tocaran, mientras una banda sorpresa, Ema, creo, echaba el palomazo (no mal, por cierto), me encontré al bajista de Clorox Girls en el público. Le dije que no se tomara muy a pecho la hostilidad, que solo estaban tratando de ser patrióticos. Me dijo que el se había divertido mucho y que no le incómodo para nada.

Felicidades.

Luego salieron Las Ultrasónicas. Paola y yo estabamos debatiendo oirlas o no, porque ya estabamos cansandos y no es como si no las hubiermos oido antes, pero siendo ya la una no ganamos nada con no esperar, o sea, en términos de transporte disponible, y tienes razón, pero me dan un poco de flojera y ya las hemos visto…

Nos quedamos.

Nos gustó. Estuvo divertido, desmadroso, juguetón. Tocaron un anuncio para el Vive Latino, lo cual fue ridículo, pero no importó. Todo mundo las quería oir después del fiasco de Clorox y nos sabíamos varias de sus canciones. Había buena voluntad en el público. Valió la pena quedarse.

Tengo una favorita en las ultras: Ali –desconcertantemente, hermana de la guapísima (y delgada) Ana de la Reguera. Ali tiene presencia en el escenario, contesta lo que le gritan mucho mejor que el pobre güero aquel y le pega durísimo a la bateria cuando no está tocando la guitarra. Está también en Afrodita, un grupo que aunque no es muy bueno en tu sillón favorito con una taza de café, prende bastante en vivo (de preferencia en un lugar pequeño). También he oido a Ali como DJ y me pareció que lo hacía bien –y que no fue su culpa que se vaciara el Pasagüero esa noche. Hasta me gusta su blog.

Autor: Omar

re(des)conocido autor de 1.0 blog(s).

6 thoughts on “Güeras oxigenadas y otros dos Blogs que Leo”

  1. ¡Hola Omar!
    Aprovecho esta ocasión para felicitarte por el viaje y para desearles mucho éxito a ti y a Paola. Cuidense mucho y que les vaya muy bien.

    Saludos.

  2. Yo tambien deseo que les vaya muy bien a los dos y espero sigas dandole mantenimiento a tu blog, aunque nunca veas ni repliques mis comentarios pero no hay pena, a veces ni yo mismo me pelo.

    “Los límites de mi lenguaje
    significan los límites de mi mundo.”
    -Ludgiw Wittgeinstein-

  3. Personalmente creo que el mejor grupo de surf de Mexico es Caravana, desgraciadamente nunca he visto, mucho menos comprado, un disco suyo, asi que no tengo forma empirica de demostrarlo; quiza si, algunas veces tocan en el Alicia, si los ves antes de que cierren avisame y vamos, yo tratare de hacer lo mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s