A cinco minutos

Caminando a lo más cinco minutos se puede llegar desde el edificio en que vivimos a:

  • dos supermercados chicos pero bien surtidos abiertos 24 horas al día
  • un supermercado mediano
  • dos farmacias
  • dos zapaterías
  • una papelería
  • un cine
  • un teatro (donde hace poco podría haber visto al Blue Man Group)
  • el campus principal de una universidad bastante grande y bastante buena (y que tiene más libros que la UNAM)
  • dos sucursales de la biblioteca pública de la ciudad (que también tiene más libros que la UNAM)
  • unas seis librerías, una grandecita de dos pisos, una mediana con buenas ofertas, una que vende solo libros de cocina y varias que venden libros usados
  • dos tiendas de discos y películas
  • un video club surtidísimo
  • cuatro o cinco bares, en uno de los cuales tienen cómicos dos veces por semana; todos sirven las cervezas canadienses más populares, que son decentes (frustrantemente no todos sirven alguna de las múltiples excelentes cervezas canadienses), y cervezas populares del resto del mundo -todos tienen Guiness, por ejemplo
  • un teíbol (clúb de “bailarinas exóticas” o como se diga en español internacional)
  • una iglesia de Cienciología
  • varios cafés, algunos de los cuales están abiertos 24 horas al día
  • múltiples restaurantes que incluyen comida rápida gringa (McDonald’s, Taco Bell, KFC, Subway y Popeye’s, creo), cómida rápida canadiense, una parrilla coreana, un par de lugares de sushi, una fideería o como se diga, dos restaurantes de fusión asiática, un restaurante húngaro, varios lugares de comida hindú, un par de lugares de comida rápida árabe, el Bloor Street Diner que supongo sirve canadian cuisine por más dinero del que estoy interesado en pagar, y alguno otro lugarcito que se me escape
  • varias tiendas de ropa y joyería de diseñador (útiles para cuando extrañe Polanco, supongo)
  • varias tiendas de ropa que de estar en el DF probablemente estarían en la Condesa
  • un Candian Tire (no solo venden llantas, pero no sabría decir concisamente que venden)
  • una tienda de todo por un dólar
  • dos estaciones del metro

Y yo solía pensar que Tlatelolco estaba muy bien ubicado…

Corrección: Tomé el tiempo el otro que Paola y yo fuimos a comer goulash y resulta que el restaurante húngaro está a unos 8 minutos no cinco. Me imagino que la mayor parte de las demás cosas realmente están a cinco minutos o menos: del restaurante húngaro tenía dudas, por eso nos tomé el tiempo. En cualquier caso, el punto es que muchas cosas nos quedan muy cerca y de eso no me queda ninguna duda.

Por ejemplo, hoy caminé por una callecita que casi no uso y ví que se me habían olvidado mencionar un restaurante español y uno francés (a los que llegué en cuatro minutos, pero tal vez camino más rápido de lo normal en invierno).

Autor: Omar

re(des)conocido autor de 1.0 blog(s).

5 thoughts on “A cinco minutos”

  1. o_o Madre mía!! En cinco minutos todo eso? Me parece imposible… en cinco minutos de mi casa no hay ni una iglesia normal, cuanto menos una de la Cienciología ^^. Bueno, quería decirte que me gustaría que te pasases si pudieses por mi blog y que me comentases… Gracias de antemano!!

  2. Hola, me encontre con tu blog y respecto a lo que acabo de leer solo quiero preguntarte en que parte de la ciudad esta el restaurante hungaro, actualmente vivo en Hungría pero en un par de meses me regreso a Mexico y mi novia va conmigo,me gustaria que fueramos de vez en cuando a comer algo alla.

    Gracias y saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s