NeXT y Mathematica hace veinte años

Anoche que estuve platicando con Canek, me enseñó un video de Steve Jobs presentando el sistema operativo NeXTSTEP 3 de las computadoras NeXT. Tenía años que yo no había pensado en esas computadoras y me puse a contarle a Canek mis recuerdos al respecto. Canek, que tenía bastante sueño, me juró que no lo estaba aburriendo (sin que yo le preguntara e incluso, sin haber sospechado, antes de que él lo mencionara, que lo estaba aburriendo) y me pidió que le dejara de platicar por Messenger y mejor pusiera la anécdota en mi blog, donde sería más fácil para él ignorarla sin que yo me diera cuenta.

Decidí hacerle caso porque (1) se fue a dormir y (2) tiene mucho tiempo que no escribo una entrada; tal vez tener una que no tenía intención de escribir me empuje a conseguirme una de esas valiosas intenciones y escribir otra entrada.

Las NeXT eran unas computadoras fabulosas, adelantadas a su época, que salieron a finales de los ochenta y principios de los noventa. La compañía NeXT la fundó Steve Jobs cuando lo corrieron (u obligaron a renunciar, más precisamente) de Apple. (Años después Apple compró NeXT y Jobs volvió a trabajar para Apple.) Conocí las NeXT en Torreón, hace unos 20 años, en el Tecnológico de Monterrey Campus Laguna, donde mi papá se veía obligado a trabajar por las duras circunstancias económicas. No creo que comprar las NeXT haya sido una gran inversión para el Tec, tengo la impresión de que no las usaban mucho y de que, de hecho, no las sabían usar muy bien. Un día en una especie de feria que hacen en la cual presumen las instalaciones a los potenciales alumnos (tal vez más bien a sus papás), al ver como batallaba el tipo encargado de mostrar la NeXT le ofrecí ayuda, y acabé dando una demostración de su uso durante un par de horas. En mercadotecnia no son tan malos en el Tec: pronto empezaron a decirle a los espectadores que habían comprado computadoras tan avanzadas que hasta un niño podía usarlas.

El programa que yo más usaba en la NeXT era Mathematica, un programa para realizar cálculos matemáticos bastante conocido. Me sorprendió mucho darme cuenta anoche que llevo cerca de veinte años usando Mathematica.

No sé para que lo habré usado en aquel entonces; no puede haber sido para algo muy interesante dado que no sabía muchas matemáticas, pero recuerdo haber pasado horas frente a la NeXT usando Mathematica. Ciertamente me impresionó poder hacer cuentas con enteros muy muy grandes (fue el primer lenguaje de programación que conocí que lo hace cómodo). Recuerdo que una vez, tratando de ver que tanto podía hacer Mathematica, quise calcular el primo número 105,000,000. Accidentalmente pedí el primo número 105,000,000! (¡factorial!). La NeXT respondió, después de unos minutos, con una ventana que decía “You killed the system!”, en un tamaño de letra modesto para tan dramática acusación.

En esos años teníamos una computadora 286 en la casa, y probablemente no podía correr Mathematica. Ciertamente no tuve Mathematica en casa hasta varios años después, cuando teníamos una 486, vivíamos en Ciudad Juárez y yo estaba en la secundaria. Recuerdo mucho más acerca de que cosas hacía con Mathematica en esos años. Recuerdo haber escrito un programa que jugaba gato y un programa que podía resolver los problemas de edades del Baldor de Álgebra (esos del estilo de “Juan hace tres años tenía la mitad de la edad de José y dentro de cuatro años tendrá cinco años menos que el doble de la edad de Rosita quien el año pasado tenía …”).

También recuerdo una ocasión en la que me encargaron de tarea en la clase de matemáticas (probablemente en segundo año de la secundaria) resolver una lista de cincuenta (cincuenta, carajo) sistemas de ecuaciones lineales de dos ecuaciones con dos incógnitas. Cada sistema había que resolverlo tres veces, usando cada uno de Los Tres Métodos: sustitución, suma y resta, y el método gráfico. No me siento muy seguro de los nombres de los tres métodos, pero definitivamente eran (1) despejar una incógnita de la primer ecuación y sustituir en la segunda, (2) eliminar una incóngita tomando una combinación lineal de las dos ecuaciones y (3) graficar ambas rectas y marcar con otro color el punto de intersección. (Me da ternura recordar lo que enseñaban de matemáticas en la secundaria. Mi ejemplo favorito son las Tres Leyes del Coseno: ¡una por cada lado! Y había otras tres con los ángulos despejados, las Tres Leyes del Coseno para Calcular los Ángulos.)

Me daba muchísima flojera resolver por Los Tres Métodos un sistema de ecuaciones, no se diga cincuenta, así que decidí hacer un programa que lo hiciera por mí. Al maestro le pedí permiso de entregar la tarea “a máquina”, desde luego, sin mencionar que pensaba automatizar su factura. Realmente había algo que programar porque aunque Mathematica puede resolver sistemas de ecuaciones (y mucho más complicados que los de la secundaria) con una sola instrucción, mi tarea tenía que incluir Todos Los Pasos. Pasé un buen rato depurando mi programa, enseñándole a la computadora que cuando un término es exactamente cero se ve idiota escribir que lo pasas restando, que se ve igualmente idiota decir que pasas 1 dividiendo, etc.

Teniendo solo una impresora en blanco y negro, no pude automatizar lo de marcar el punto de intersección en otro color…

Mi mamá se preocupó un poco por mi educación al ver como hice la tarea. Pensó que al brincarme la talacha iba a perderme del beneficio que la tarea estaba diseñada para darme. Afortunadamente para mí, mi papá me defendió explicando que solo es posible escribir un programa que resuelva las ecuaciones paso a paso si entiendes muy bien el procedimiento. (Este argumento solo explica porque no hacer tanta talacha no me evitaba entender Los Tres Métodos, pero deja de lado los potenciales otros beneficios que resolver 50 sistemas de ecuaciones tres veces cada uno pueda tener en la formación de los jovenes. Afortunadamente mi mamá no reparó en esto.) Ahora estoy de acuerdo con lo que dijo, pero en aquél entonces probablemente no tenía opinión al respecto, solo sabía que era muchísimo más divertido programarlo que hacerlo a mano.

Autor: Omar

re(des)conocido autor de 1.0 blog(s).

5 thoughts on “NeXT y Mathematica hace veinte años”

  1. jajaja, yo he visto ese video. pero nunca pude usar una NeXT😦
    la unica vez que vi una en acción fue cuando estaba en la olimpiada de informática fueron a exhibirlas. Lamentablemente la compañía desapareció unos cuantos meses después.

    Está increíble la anecdota, me recuerda una vez que fuimos a comer por copilco y me contabas que mathematica era un lenguaje muy conciso, tanto que la instrucción que me contabas me parecía mas como codigo de máquina😄

  2. Estimado Omar
    No es cosa de plagio pero me gustaría pedir permiso para reproducir este texto en mi clase del diplomado, o quizás en el libro que estoy escribiendo en mi sabático.
    Ojala y pudieras darme el permiso por este medio, se que estás ocupado, pero no me sentiría bien de usarlo de otra manera. (aunque puedo usar una liga hacia él y no sería problema)

  3. Estimado Omar
    Yo sé que esto de la asincronía es el demonio, pues te respondo un año después de tu pregunta.
    Mi diplomado era en Competencias Docentes y el libro del sabático se refería al usual programa de Geometría y Trigonometría. Ambos proyectos ya fueron terminados, pero aún así agradecería ti venia para citarte, en este y en otras muy interesantes anécdotas (como la de la anlogía bebe/sistema operativo)
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s